Lucía Vidal

Tarot particular

 

806 45 46 99 – 93 595 23 11

Creo que tanto la videncia como el tarot son cosas muy serias y no todo el mundo que se hace llamar vidente, por desgracia, se lo toman como tal ( por no hablar de la cantidad de farsantes que proliferan por ahí).

Para mí el Tarot no es un trabajo, es un modo de acercarme al Mundo: cuando uno es vidente de nacimiento necesita poner en práctica esa videncia para sentirse bien y me llena de satisfacción el que confíen en mí año tras año a lo largo de mi trayectoria como tarotista y vidente particular.

Lucía Vidal

Tarot particular

806 45 46 99 – 93 595 23 11

Parto de la base de que si me consultan es porque se tiene un problema, por tanto merecen un trato cuidado, una claridad mental por mi parte importante para poder expresar bien lo que veo, una seriedad y una videncia pura real, sin distracciones. Un vidente particular es aquel que hace sus consultas en privado. No tiene gabinete que atiende llamadas en una gran sala y le van pasando una consulta tras otra. Las consultas de videncia particular son totalmente confidenciales y sólo las realizo yo. Al ser una vidente particular no nos oirá nadie, podrás estar tranquilo/a y sentirte cómodo/a hablando conmigo ya que el código ético del buen tarotista particular impide que aquello que me expliques pueda ser revelado.

Podría tener un gabinete de tarot pero prefiero las consultas personalizadas, recordar vuestra historia y acompañaros en vuestro proceso sea cual fuere.

Realizo mis consultas de videncia y tarot de forma particular. Esto quiere decir que si marcas mi número de teléfono descolgaré yo o lo hará mi secretaria, que te dará cita conmigo para cuando esté disponible.

No estoy en contra de los gabinetes de tarot pero sinceramente,¿ un vidente real puede serlo las 24h del día? lo dudo mucho. Yo paso consulta telefónica cuando estoy con la mente y el Alma en paz, lo que implica una concentración previa, un equilibrio mental adecuado y no todos los días y a todas horas estoy así. Además entre consulta y consulta me tomo un tiempo para volver a conectar con mi YO interior, limpiar mi Tarot si lo he usado y prepararme para la próxima consulta de videncia con ese cliente que espera impaciente porque tiene un problema. No puedo sobrecargarme porque quiero que mis consultas de videncia sean de calidad y fiables.

806 45 46 99 – 93 595 23 11

 

Hace mucho tiempo entendí que para realizar una buena consulta de tarot, para ser una buena vidente debía ante todo tener un tiempo entre consulta y consulta para poder usar mi videncia en su máxima expresión. Sólo atiendo cuando tengo mi videncia al 100%, si tengo un día malo ( como todos podemos tener) NO realizo consultas telefónicas de tarot, ante todo, hay que tener una ética y quiero que mis predicciones sean lo más exactas posibles.

Esto no es un gabinete. Insisto, soy un tarot particular que lo que pretende, por encima de todo es orientarte, guiarte y decir la verdad sobre aquello que te angustia y que juntos encontremos soluciones.

Muchos me han animado después de tantos años a que no me cierre a tener un gabinete, a que haga de mi tarot particular un gran tarot que me reporte mayor beneficio económico. Cuando me hacen ese comentario sonrío… desde cuándo uno es vidente cuando quiere? Acaso alguien tiene esa facultad? Dónde están los principios de esas personas que dicen “querer ayudar” y pasan consulta de tarot tratando temas muy delicados como el que se dedica a hacer roscos?